Averigua la distinción entre oposición y concurso

El mundo laboral actual ofrece distintas formas de acceso a un empleo o reconocimiento profesional, y dos de los mecanismos más comunes son la oposición y el concurso.

El mundo laboral actual ofrece distintas formas de acceso a un empleo o reconocimiento profesional, y dos de los mecanismos más comunes son la oposición y el concurso. Ambos conceptos generan cierta confusión entre las personas, ya que comparten algunas similitudes, pero también presentan diferencias significativas. Para comprender completamente estos términos y aprovechar al máximo las oportunidades que ofrecen, es imprescindible ahondar en su naturaleza y entender las particularidades de cada uno.

Si estás preparándote para oposiciones o buscando alguna a la cual presentarte, es probable que te hayas cuestionado cuál es la distinción entre oposición y concurso, así como lo que implica el término «concurso-oposición». Sigue leyendo, te lo explicaremos.

¿Cuál es la diferencia?

Cuando hablamos de procesos selectivos para obtener un puesto en cualquiera de los sectores de la función pública, es inevitable encontrarse con los términos oposición, concurso y concurso-oposición. Seguro que los has escuchado, ¿verdad?

Entonces, ¿cuál es la distinción entre oposición y concurso? ¿Y qué significa cuando un proceso selectivo es una combinación de ambos, conocido como concurso-oposición? Vamos a responder a estas preguntas.

Cuando hablamos de procesos selectivos para obtener un puesto en cualquiera de los sectores de la función pública, es inevitable encontrarse con los términos oposición, concurso y concurso-oposición.

Tipos de procesos de selección

Se denomina oposición al proceso selectivo en el cual se anuncian vacantes para ocupar uno o varios cargos en la Administración Pública. Sin embargo, las oposiciones pueden llevarse a cabo en tres modalidades distintas: por oposición, por concurso, o mediante una combinación de ambas, conocida como concurso-oposición.

A continuación, exploraremos los tipos de procesos de selección, su naturaleza y los puestos correspondientes en la Administración.

Concurso sin oposiciones

El tipo más común de oposiciones sea, quizá, la de oposición en turno libre. Esto quiere decir que son oposiciones sin concurso y que están abiertas a cualquier persona que desee presentarse siempre y cuando se cumplan los requisitos exigidos en la convocatoria.

Los sectores públicos que utilizan habitualmente el sistema de oposición para la selección de personal son la administración, el sistema penitenciario, la fiscalía y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Los/as aspirantes a un puesto determinado deberán pasar una serie de pruebas en las que evaluarán sus conocimientos objetivos sobre el temario de la especialidad a la que se presenten.

Por lo general, en el sistema de oposición la mayoría de los ejercicios son de carácter obligatorio y eliminatorio, de manera que es necesario obtener, como mínimo, la puntuación suficiente para pasar a la siguiente prueba. De lo contrario, el/la participante quedaría fuera del proceso selectivo.

La puntuación final es la suma de todas las pruebas, por lo que conseguir o no una la plaza dependerá exclusivamente de la puntuación obtenida en los ejercicios.

Estos son algunos ejemplos de los tipos de pruebas que forman parte de los procesos selectivos de oposición.

Estos son algunos ejemplos de los tipos de pruebas que forman parte de los procesos selectivos de oposición.

Ejercicios

Responder por escrito a preguntas de desarrollo implica contestar detalladamente a preguntas relacionadas con los contenidos del temario especificado en la convocatoria. Es importante tener en cuenta que, incluso si se tiene un profundo conocimiento de los temas, no se deben descuidar aspectos fundamentales como la redacción, la ortografía y la forma de presentar los conocimientos.

Cuestionarios de tipo test

En estos ejercicios, se deberá completar un cuestionario de preguntas con opciones de respuesta múltiple, en el que, por lo general, solo una de las opciones es la correcta. Los exámenes de tipo test son muy comunes y se utilizan en la mayoría de los procesos selectivos de oposición.

Ejercicios de casos prácticos

La resolución de casos o supuestos prácticos es un ejercicio muy común en las oposiciones, independientemente del sector público al que se aspire. Se realiza por escrito y tiene como objetivo evaluar los conocimientos prácticos o las habilidades de los candidatos.

Pruebas psicotécnicas

Este tipo de pruebas siempre forman parte de las oposiciones para ingresar en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, así como para el sistema penitenciario.

Las pruebas psicotécnicas se utilizan para evaluar tanto el perfil psicológico de los participantes como sus habilidades cognitivas. A través de estos ejercicios, el tribunal examinador puede determinar si los candidatos son adecuados para cumplir con los requisitos y funciones del puesto al que aspiran.

Los ejercicios más comunes exploran aspectos relacionados con las habilidades lingüísticas, las aptitudes numéricas, los rasgos de personalidad y las habilidades cognitivas, como la memoria, la capacidad de razonamiento abstracto, la creatividad, la concentración o la percepción.

Evaluaciones físicas

Las pruebas físicas también son obligatorias en todas las oposiciones para ingresar en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad y en el funcionariado de prisiones. Estas pruebas desempeñan un papel fundamental en estos procesos de selección, ya que se utilizan para determinar si los candidatos cuentan con la condición física necesaria para desempeñar sus funciones de manera efectiva.

Quizás te interese: La historia de la vigilancia aduanera

Las pruebas físicas pueden variar significativamente y, por lo general, se detallan en la legislación establecida por cada comunidad autónoma para los cuerpos de seguridad que dependen de su competencia regional (como los cuerpos de policía local y cuerpos de bomberos).

Algunas de las pruebas físicas más comunes en estas oposiciones incluyen:

  1. Carrera de velocidad y/o resistencia.
  2. Evaluación de la fuerza del tren superior e inferior, que puede incluir flexiones, dominadas, suspensión pura, press de banca, lanzamiento de balón medicinal, saltos verticales o de longitud, trepa de cuerda, entre otros.
  3. Pruebas de natación para evaluar la adaptación al medio acuático.
  4. Evaluaciones de flexibilidad y equilibrio.

Evaluaciones de idiomas

En algunas oposiciones, es necesario superar una prueba de idiomas. En ocasiones, estas pruebas son voluntarias y permiten obtener una puntuación adicional. En otros casos, se trata de exámenes que evalúan el conocimiento de las lenguas cooficiales en determinadas comunidades autónomas, como el euskera, el catalán, el valenciano o el gallego.

Evaluación informática y de mecanografía

Las pruebas en las que se evalúa la destreza en la escritura en un teclado y el dominio y conocimiento de aplicaciones informáticas, programas o hojas de cálculo necesarios para el puesto se conocen como pruebas de informática y mecanografía. Estas pruebas suelen ser comunes en todas las oposiciones para personal administrativo.

Oposiciones con concurso

Las oposiciones con concurso son un proceso de selección en el que se otorgan puntos, de acuerdo con un criterio establecido en las bases de la convocatoria, a los méritos presentados por el candidato.

En este tipo de procesos, la puntuación se obtiene en función de los méritos que el candidato declare en su solicitud. Los méritos más comunes incluyen la formación académica, conocimientos de idiomas, experiencia laboral en puestos similares o formación complementaria relacionada con el puesto.

Las oposiciones que se basan exclusivamente en el concurso son poco frecuentes y suelen corresponder a procesos de selección abiertos para el ingreso de personal en los grupos más altos de la función pública (grupos A y B). Esto se debe a que muchos de estos puestos requieren un alto nivel de especialización.

Oposiciones de concurso-oposición

Después del sistema de oposición, el proceso de selección más común es el de concurso-oposición, que combina las dos modalidades de pruebas selectivas junto con la valoración de méritos. En las oposiciones de concurso-oposición, la calificación final se obtiene al sumar la puntuación total de la fase de oposición a la valoración de los méritos durante la fase de concurso.

Cuando se trata de oposiciones, el proceso de evaluación se centra principalmente en el conocimiento teórico y práctico del candidato a través de pruebas específicas.

Breve introducción al tema de oposición y concurso

La oposición es un proceso de selección basado en pruebas y exámenes que deben superar los candidatos para acceder a un puesto específico en el sector público. Estas pruebas evalúan tanto el conocimiento teórico como las habilidades prácticas necesarias para desempeñar eficazmente las tareas del cargo deseado. Por otro lado, el concurso se basa en la presentación de proyectos o propuestas por parte de los participantes, quienes compiten entre sí para obtener una recompensa o reconocimiento en un campo determinado, como el arte, el diseño o incluso emprendimientos empresariales.

Ambos mecanismos son utilizados por diferentes instituciones para seleccionar a individuos altamente capacitados y talentosos en sus respectivos campos. Sin embargo, es fundamental destacar que mientras la oposición se centra principalmente en la evaluación objetiva del conocimiento adquirido por los candidatos mediante exámenes rigurosos, el concurso busca fomentar la creatividad y originalidad al presentar propuestas o proyectos innovadores.

Objetivos principales

Los objetivos principales detrás de las oposiciones son garantizar que aquellos que sean seleccionados para ocupar un puesto tengan los conocimientos necesarios para desempeñarlo de manera efectiva. El proceso de selección se basa en la igualdad de oportunidades y en asegurarse de que los candidatos adecuados sean seleccionados para cada puesto en particular.

Por otro lado, los concursos buscan fomentar la creatividad y promover la participación activa de individuos con talento en diferentes campos. Estos concursos brindan una plataforma para que las personas presenten sus proyectos, ideas o diseños.

El objetivo no es solo seleccionar a un ganador, sino también impulsar la innovación y generar nuevas perspectivas dentro del campo específico del concurso. En resumen, aunque tanto las oposiciones como los concursos son procesos selectivos, difieren significativamente en términos de criterios de evaluación y objetivos principales.

Mientras que las oposiciones se centran en el conocimiento teórico y práctico del candidato, los concursos valoran la creatividad y originalidad del proyecto presentado. Ambos procesos tienen sus propias ventajas y desafíos, pero juntos contribuyen al crecimiento profesional y al avance en diversos campos.

Conclusión

En resumen, la participación en una oposición ofrece tanto ventajas como desventajas. Por un lado, permite que los candidatos compitan en igualdad de condiciones y sean evaluados estrictamente en base a su mérito, lo cual garantiza una selección justa y eficiente.

Además, proporciona oportunidades para adquirir conocimientos especializados y desarrollar habilidades relevantes para el campo específico. Sin embargo, el proceso puede resultar exigente y competitivo, y solo unos pocos lograrán obtener los puestos disponibles.

A pesar de esto, para muchos individuos las ventajas a largo plazo superan las dificultades temporales. En última instancia, la elección entre participar en una oposición o buscar otras formas de empleo depende de las metas personales y las circunstancias individuales de cada persona.

Deja un comentario